Linfedema

¿Qué es el linfedema?

El linfedema es la acumulación de líquido (linfa) en brazos y piernas por un daño u obstrucción en los vasos y ganglios linfáticos, lo que imposibilita su recorrido normal. 

Tipos de linfedema

Tipo de linfedema primario o precoz

Puede ser de origen congénito u originarse en la adolescencia, se produce por una afección en los ganglios y vías linfáticas lo que se traduce en un mal funcionamiento del sistema linfático en general. 

Tipo de linfedema secundario o tardío

Se origina por una lesión directa al sistema linfático, por ejemplo: durante una cirugía, por un traumatismo, por infecciones, radiaciones o cáncer. Es el tipo más frecuente de linfedema.

¿Cuáles son las causas del linfedema?

Es importante que sepas que no existe una única causa del linfedema. Como se pudo observar anteriormente, dependiendo si ocurre por un defecto del propio cuerpo o es consecuencia de una enfermedad o lesión, será de tipo primario o secundario, respectivamente. 

Sin embargo, existen causas del linfedema más frecuentes para cada tipo. En ese caso, tenemos que para el linfedema primario, las causas más habituales son: la enfermedad de Milroy (linfedema congénito), enfermedad de Meige (linfedema de inicio en la pubertad) y linfedema de comienzo tardío (después de los 35 años). 

Por otra parte, entre las causas del linfedema secundario más comunes destacan: el cáncer, específicamente el cáncer de mama que puede afectar los ganglios linfáticos cercanos al seno, también una cirugía de extirpación de ganglios por cáncer de seno y asimismo los tratamientos de radioterapia, otras causas del linfedema más comunes son las infecciones y los trastornos venosos.

¿Cómo saber si tengo linfedema?

El doctor Joaquim Muñoz nos explica que el desarrollo del linfedema es progresivo, por lo que es fundamental conocer y estar atentos a los cambios que se van produciendo en el cuerpo, esto con el fin de detectar a tiempo un posible linfedema y prevenir su agravamiento.

Signos y síntomas de linfedema:

  • El signo de Stemmer (patognomónico para el diagnóstico del linfedema)
  • Piel tensa y blanca
  • Sensación de rigidez y pesadez
  • Endurecimiento y engrosamiento de la piel 
  • Hinchazón
  • Asimetrías de miembros
  • Dificultad para la movilidad en general
  • Alteraciones circulatorias y venosas
  • Dolor y molestias
  • Infecciones recurrentes

Asimismo, el doctor Joaquim Muñoz nos indica que existen factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar un linfedema, ya sea después de padecer un tipo de cáncer, de realizar el tratamiento oncológico o cualquier causa del tipo secundario, como son:

  • Edad avanzada
  • Extracción de ganglios linfáticos de axila, ingle o cuello
  • Sobrepeso y obesidad
  • Cicatrización lenta
  • Tumor que obstruya los ganglios o conductos linfáticos en cuello, axila, abdomen o ingle
  • Mayor cantidad de ganglios extraídos
  • Artritis reumatoide o psoriásica 
  • Tratamientos de radioterapia

Es importante que sepas que el diagnóstico es básicamente clínico, por ello es vital asistir a un especialista para que realice el examen físico y revise tu historia clínica.

¿Cuál es el tratamiento para el linfedema?

En una primera instancia el mejor tratamiento para el linfedema es la prevención. Una vez que el linfedema está establecido, el mejor tratamiento para el linfedema es el precoz para evitar complicaciones y el agravamiento de la enfermedad. En ese sentido, la primera opción de tratamiento es el fisioterapéutico, basado en sesiones de drenaje linfático, masoterapia y ejercicio físico, en el que también se incluyen cambios en la dieta y el uso de medias de compresión.

Como segunda opción, se encuentra la cirugía para el linfedema. Esta consiste en tres técnicas, la primera es un bypass linfaticovenular en la que se conectan los vasos linfáticos con las venas, de manera que se reconduzca el líquido acumulado hacia el sistema circulatorio. La segunda técnica consiste en un trasplante de ganglios linfáticos a la zona de donde fueron extirpados, lo que restituye la circulación de la linfa. Por último, se encuentra la cirugía reductora por liposucción, que consiste en romper las células de grasa subcutánea acumulada por la falta de circulación de la linfa, que a su vez, se encuentra atrapada en el torrente linfático y de esta forma reducir la hinchazón. 

Postoperatorio del linfedema

Para que tengas una recuperación satisfactoria, es importante que sigas las indicaciones que el doctor Joaquim te va ir informando mientras avanza el postoperatorio de linfedema. Es así, como iniciarás permaneciendo una o dos noches hospitalizada mientras se comprueba que todo esté yendo correctamente, después podrás irte a casa pero deberás utilizar una faja diariamente durante todo el postoperatorio de linfedema, asimismo se te recetarán los medicamentos para las molestias, propias de cualquier intervención quirúrgica y la fecha para tu próximo control.

Lo cuidados que debes seguir en casa durante el postoperatorio del linfedema son los siguientes:

  • Utilizar la faja, la misma será retirada solo por el equipo médico o el doctor Joaquim en la primera revisión postoperatoria.
  • Asistir a las sesiones con la fisioterapeuta para los drenajes linfáticos y realizar ejercicios para ir recuperando poco a poco la movilidad.
  • No fumar  y no tomar alcohol
  • Evitar los esfuerzos y movimientos bruscos
  • Caminar distancias cortas y de forma lenta
  • Llevar una dieta rica en frutas, verduras y proteínas

Antes y después de una operación de Linfedema

Para las pacientes, uno de los cambios más significativos después de someterse a una cirugía para linfedema es la disminución de la hinchazón, con la consecuente sensación de pesadez, lo que les permite una mejor movilidad. Otro aspecto que las pacientes también refieren respecto al antes y después de una operación de linfedema, es una mejoría en su calidad de vida puesto que se sienten más confiadas y con menos limitaciones. 

Estas son algunas imágenes con los resultados del antes y después de una operación de linfedema.

Operación de linfedema